Fallo en los inyectores: síntomas de avería

Los inyectores de tu coche son piezas básicas para que el motor pueda aprovechar adecuadamente el combustible. Por ello, cuando se estropean ocasionan grandes molestias al conducir… E incluso pueden generar averías de cierto calibre. En Confortauto queremos hablarte de ellos en profundidad para que sepas reconocer cualquier fallo y ponerle remedio rápidamente.

¿Qué son los inyectores, para qué sirven y por qué llevar el coche al taller cuando fallan?

Los inyectores son una de las piezas más importantes del sistema de inyección de combustible de cualquier vehículo con motor de combustión interna. Hasta hace algunos años únicamente los equipaban los vehículos diésel. Sin embargo, las nuevas normativas en materia de emisiones han conseguido que actualmente los de gasolina también los lleven.

La función de los inyectores es pulverizar una determinada cantidad de combustible. Posteriormente, la introduce en la cámara de combustión del motor para que se mezcle con el aire. Esto consigue que el sistema de propulsión obtenga exactamente el gasoil o la gasolina que necesita.

Cuando uno o varios de los inyectores fallan, el coche pierde automáticamente gran parte de su potencia y empieza a consumir más combustible de lo habitual. Esto ya hace de por sí complicada la conducción. Pero si se deja pasar el problema y se sigue circulando, lo normal es que se termine produciendo una avería más grave en el motor. Por eso, lo más recomendable es llevar el coche al taller al primer síntoma de deterioro.

inyectores

¿Cómo puedes saber que los inyectores de tu coche están fallando?

Las averías en los inyectores son más habituales en los coches diésel que en los de gasolina, ya que sus motores trabajan a una presión mayor, pero esto no quiere decir que no puedan aparecer en estos últimos. En ambos casos hay una serie de síntomas que te ayudarán a identificar problemas en ese componente del motor.

  • Salida de humo blanco a través del tubo de escape. Suele suceder al arrancar el coche, al mantenerlo unos segundos al ralentí y al realizar la primera aceleración. Este es uno de los síntomas más leves, ya que ese humo desaparece cuando se empieza a circular y el motor alcanza su temperatura óptima.
  • Aviso de la sonda lambda. También llamada sonda NOX, se encuentra en el tubo de escape y se encarga de alertar al conductor cuando el nivel de emisiones del vehículo supera los registros normativos. Lo hace a través de un testigo amarillo en el cuadro de mandos.
  • Incremento del gasto de combustible. Puede que hayas empezado a notar que tu coche gasta más gasolina o diésel que antes al circular por carretera. Si es así, es muy posible que se trate de los inyectores.
  • Pérdida de potencia. Aquí ya nos encontramos ante un fallo grave. Generalmente, para que esto suceda los inyectores deben gotear; es decir, perder combustible cuando están en funcionamiento. O también haberse obstruido totalmente.
  • Tirones. Son otro síntoma de que la avería en los inyectores es grave. Además, igual que la pérdida de potencia, dificultan mucho la conducción. Así que lleva el coche al taller lo antes posible si los detectas.

En Confortauto te garantizamos que, usando combustibles de calidad, renovando los filtros cuando toca y llevando a cabo las revisiones anuales en nuestros centros especializados, los inyectores de tu coche pueden soportar sin problema más de 200.000 kilómetros de uso. Sin embargo, si cualquiera de los síntomas citados anteriormente ya ha hecho acto de presencia, no lo dudes: ¡acude a nuestro taller más cercano para que estudien tu caso y reparen la avería rápidamente!

[optin-cat id=3826]

Te puede interesar...

preparar neumáticos ITV

¿Cómo preparar tus neumáticos para pasar la ITV?

Las ruedas son una de las partes fundamentales de tu vehículo a nivel de seguridad. ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *