¿Se ha roto tu parabrisas? Tipos de roturas y gravedad

La rotura de un parabrisas del coche siempre es un inconveniente, ya que además de afectar a la parte estética del vehículo supone un riesgo y un impedimento para una correcta visión de la carretera. Te contamos cuáles son los tipos de roturas más habituales y su gravedad.

Los tipos de roturas de parabrisas de coche más habituales

La rotura del parabrisas del coche puede ocurrir por múltiples factores: la caída de una rama o un objeto contundente, el impacto de una pequeña piedra procedente de la gravilla o un acto vandálico intencionado. Todos estos factores dan lugar a los diferentes tipos de roturas que existen. Estas vienen determinadas por la intensidad del golpe que reciban.

El ojo de buey

Seguro que los llamados ojos de buey son las roturas que más te suenan o más veces has visto. Suelen estar causadas por un impacto que deja en el parabrisas un agujero en forma de cono. Este no suele superar los 2 cm de diámetro y rara vez provoca que el cristal se agriete. De todos modos, en función del lugar en el que se haya formado puede dificultar la visión para conducir. No se considera grave aunque el vértice del cono esté situado en la lámina que une las dos capas del cristal, ya que no atraviesa la interior. Una reparación es más que suficiente si te ocurre.

Si el ojo de buey se rodea de microfisuras, la rotura se considera más grave. La intensidad del impacto que lo provoca es más fuerte que en el caso anterior, y hay riesgo de que las grietas se propaguen a toda la luna. Podrás identificar esto si la rotura presenta forma de estrella. En este caso, la recomendación es reparar el parabrisas cuanto antes, ya que la visibilidad puede no ser la adecuada para conducir el vehículo.

rotura parabrisas

El desgaste superficial

También existen roturas sin la forma característica y más reconocible de ojo de buey. Es el caso del desgaste superficial, provocado por un impacto muy leve que deja una marca poco perceptible en el cristal. Debes estar atento a la evolución de este tipo de rotura, pero en líneas generales no suele ir a más. Si en tu taller cercano y de confianza te recomiendan la reparación, debes saber que esta será sencilla y rápida.

La rotura con grietas

En el extremo opuesto se encuentra la rotura con grietas, que es el tipo más grave. Implica un riesgo considerable a la hora de conducir, por lo que es aconsejable no hacerlo si se puede evitar. Esto se debe a que el impacto recibido es muy fuerte y las grietas provocadas pueden hacer que la luna colapse. Una simple variación de la temperatura o transitar por una carretera en mal estado pueden ocasionar que el cristal se desprenda.

Este último caso es el único en el que es imprescindible la sustitución inmediata de la luna. En los anteriores casos, debido a que el impacto es menos intenso, bastará con una reparación más o menos importante. Si no fuera así, te lo indicará el profesional del taller al que acudas.

Ante una rotura del parabrisas de tu coche, no dudes en ponerte en contacto con tu taller en Jaén¸ en Guadalajara o en cualquier otro lugar de España: en Confortauto siempre tenemos un taller cerca de ti . Allí, un profesional te atenderá y te indicará cuál es la gravedad del cristal de tu coche.

[optin-cat id=3826]

Te puede interesar...

elementos coches

7 elementos de los coches que están en vías de desaparecer

Los coches han sufrido cambios importantes en las últimas décadas… Y muchos de ellos no podríamos ni ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *