Síntomas de un mal equilibrado de las ruedas

¿Sabías que es necesario hacer un equilibrado de las ruedas de tu coche cada 5.000 km? ¿Has notado una vibración molesta en la carrocería y quieres ponerle solución? A continuación te contamos todos los secretos sobre esta práctica habitual en el mantenimiento de tu vehículo. Sigue leyendo y sabrás por qué es importante, cómo se realiza y cuáles son las consecuencias de no hacerlo.

Por qué se desequilibran las ruedas

La goma de los neumáticos no está fabricada de una sola pieza maciza. Al contrario, para dar las propiedades adecuadas de duración y resistencia se unen de varios materiales; la loneta y el caucho son dos de los más importantes. Como consecuencia de esto, el peso no se distribuye de forma homogénea. Esto podrá afectar a la calidad en la conducción pero, para corregirlo, los fabricantes de neumáticos añaden contrapesos.

Si has chocado contra un bordillo, has dado un frenazo o has pasado por un badén a gran velocidad, es posible que las cubiertas se hayan descompensado. A partir de ese momento, cuando conduzcas por encima de los 90 km/h notarás vibraciones en el coche. En el volante si el problema se da en la parte delantera y en la carrocería si se da en la trasera.

Para poder arreglar unas ruedas mal equilibradas es fundamental acudir a un taller mecánico. Allí, un experto se encargará de repartir de nuevo el peso de forma homogénea en torno a su eje. Para ello se utiliza una equilibradora, una máquina que indica dónde hay que colocar los contrapesos.

Aunque este equilibrado no tengas que llevarlo a cabo con regularidad, es necesario que, en caso de detectar problemas, acudas al taller. Por norma general, tendrás que hacerlo cada vez que desmonten las llantas en tu taller. Además, pasados los 5.000 km también es conveniente efectuar comprobaciones.

equilibrado de las ruedas

Consecuencias de conducir con ruedas mal equilibradas

Aunque el equilibrado de las ruedas no es una avería que exija una intervención urgente, la vibración que produce y el resto de síntomas hacen que el coche se comporte de forma diferente. Algunos de los efectos más habituales son los siguientes.

Desgaste más rápido de los sistemas de dirección y amortiguación

Las vibraciones que producen unas ruedas mal equilibradas van a someter a mayor estrés al resto de elementos mecánicos en contacto. La barra de dirección, los cojinetes y los amortiguadores se desgastarán rápidamente, ya que trabajarán como si estuvieses circulando por una carretera llena de baches aunque circules por autovías.

Menor confort en la conducción

La vibración del coche hará que te cueste más conducir y que tengas que sujetar el volante con mayor firmeza. En trayectos largos por autovía esto afectará a la seguridad, ya que una tensión excesiva sujetando el volante disminuirá tu capacidad de reacción ante un posible accidente.

Desgaste irregular de los neumáticos

Al no tener el peso distribuido de forma regular, la banda de rodadura no se desgastará igual. Y aunque el desequilibrio de las cubiertas de por sí provoca una menor adherencia, piensa que cuando estas se deterioran de manera desigual dicho efecto se multiplica. En consecuencia, aumentará la distancia de frenado y tu seguridad se verá comprometida.

Como puedes ver, algo tan sencillo como el equilibrado de las ruedas puede ser crucial para cuidar de tu seguridad en carretera. Ante cualquier golpe, frenazo y otro tipo de situación que dé lugar a una sensación de vibración, es importante acudir a tu taller más cercano. Con un procedimiento muy sencillo, los especialistas de Confortauto podrán solucionarlo.

[optin-cat id=3826]

Te puede interesar...

elementos coches

7 elementos de los coches que están en vías de desaparecer

Los coches han sufrido cambios importantes en las últimas décadas… Y muchos de ellos no podríamos ni ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *